miércoles, 31 de agosto de 2016

¿Qué le hace la música al cerebro humano?

La mayoría de las personas, en algún momento de su vida, a menudo en sus años de adolescencia, comienzan a sentir una poderosa conexión con la música. Para algunos, la intensidad de esta passion, ayuda a dar forma a su propia identidad, influir en la elección de la moda, las amistades y puntos de vista políticos. Muchos de mis amigos siguen escuchando la música que ayudó a moldear su personalidad, que forma parte de un fenómeno que ha dado a luz una serie de estaciones de radio, reciclaje de los éxitos de los años 70, 80 y 90.

 La paternidad cambia la forma de nuestra relación con la música con las primeras canciones de cuna, y luego con las últimas sensaciones del pop contagiados por nuestros hijos.

Sin embargo, para algunas personas, la exploración en curso de la música sigue siendo un componente central de sus vidas más allá de sus años de adolescencia. Laurel Trainor es una de esas personas. Ella ha convertido su pasión por la música en una carrera, una en la que ella busca respuestas a la pregunta de por qué la música es una fuerza tan intensa en la experiencia humana. Trainor, investigador principal en el Instituto Canadiense para la investigación avanzada, es un psicólogo cognitivo de la Universidad de McMaster, y es allí donde se explora cómo el cerebro humano reacciona a la música.

"El análisis de múltiples facetas de cuestiones complejas de interacción humana relacionado con la música, audición, visión, el movimiento y el aprendizaje." En un espacio conocido como el LIVELab, Trainor supervisa como parte de este proceso, que ha trabajado con algunos músicos notables como el baterista de The Police.

En LIVELab, el violinista -Annalee Patipatanakoon, la violonchelista romana Borys, y el pianista James Parker estaban conectados a electrodos y sensores que miden sus ondas cerebrales y realiza un seguimiento de sus movimientos. De esta manera Trainor y su equipo podrían sumergirse en la neurociencia de la relación de los músicos con la música.

Cuando los músicos tocan juntos, quien dirige , y cómo lo hacen ? ¿Qué significan sus movimientos corporales para sus compañeros y para la una audiencia ? ¿Qué partes del cerebro están involucradas en cuando tocamos música y cuando la escuchamos?

Hace poco asistí a un evento titulado Nuestro Cerebro Musical que combina conferencias por Trainor y Mc Gill, con las actuaciones musicales de la cantante de ópera Julia Nesrallah y el Gryphon Trio.

Como parte de la presentación de Trainor, se mostraron al public un par de videos en los que se mostraban figuras de palo las que eran representaciones de los tres miembros de la Gryphon Trio quienes estaban conectados a sensores en sus rostros y cuerpos. En los vídeos el trío interpretó dos piezas muy diferentes de música . La pregunta planteada a la audiencia fue: En ausencia de cualquier sonido de la actuación, podríamos distinguir entre la pieza " feliz " y la pieza " triste" que interpretaron?

Resulta que la manera en que la emoción de la composición afectaba los movimientos de los músicos era fácilmente visible, y más importante aun, de fácil comprensión para el público. Dicho esto, el experimento no controlaba a los diferentes ritmos de las dos piezas.

Cuando hablé con Trainor recientemente, señaló que a propósito no había rastreado los movimientos de las manos de los músicos en los videos. Se confirmó que el tempo es uno de los mayores señales de emoción en la música, pero agregó que el ritmo en que tocan está más estrechamente ligado a los movimientos de las manos y los antebrazos. Los movimientos de balanceo corporal capturados en los videos están menos relacionados con el tempo y más ligados a la emoción y el fraseo. También me recordó un segundo experimento en el que se pidió a los músicos ]tocar la misma pieza, al mismo tempo, emocionalmente en la primera pasada, y luego, sin emoción. También en este caso la diferencia era fácilmente evidente en los vídeos silenciosos con control de movimiento.

Tal vez la demostración más intrigante de Trainor (véase más adelante) es un experimento de la interacción social en la que un niño en un vehículo se enfrenta a un extraño que salta en sincronía o fuera de sincronía con el niño. Cuando salto en sincronía, el niño es más propensos a confiar e interactuar con el desconocido. Saltando fuera de sincronización no crea confianza.

La investigación de Trainor esta muy lejos de proporcionar una explicación exhaustiva de nuestra conexión profundamente emocional con la música. Pero ciertamente ha arañado la superficie de esta fascinante área de la investigación neurocientífica.