martes, 8 de noviembre de 2016

¿Qué tienen en común el gran liderazgo y la música?


Jim Crupi es un consultor administrativo con un curriculum vitae largo, brillante. ¿has oído de CNN? Él ayudó a establecer la etapa estratégica que sirvió para su creación. Aquí, él destila una parte de sus mejores consejos sobre liderazgo en una metáfora memorable.



La música es todo consumo. Nuestra reacción a una gran canción puede ser tan visceral que estamos por siempre relacionados a ella. Oír esa canción te puede traer de regreso a un momento en el tiempo, y a menudo, en relación a una persona también; Cada vez la oyes, estas están allí con esa persona otra vez, reviviendo un momento maravilloso. Esto es algo que cada líder aspira a hacer con aquellos a su alrededor también: Inspirar y mover a las personas como lo hace la gran música.



En 1996, observé un concierto con cantantes de todas partes del mundo, incluyendo a Zucchero y Pavarotti. Estaba asombrado con estos músicos — pero más allá de eso, estaba cautivado por las lecciones sobre liderazgo que pude observar en la música. Ese concierto me ayudó dar forma a estas lecciones.




1. Un líder es ambos un cantante y un compositor de canciones.


as personas realmente no escuchan a menos que haya un impacto emocional que cause que ellos nunca más olviden. Como líder debes tocar los corazones de las personas, así como también sus mentes. Lo dices, el texto de la canción, debe contar una historia significativa — y la forma en que cuentas esa historia, esa música, debe resonar en el corazón del oyente.

Muchos ejecutivos tienden a manejarse más con la mente y no tanto con el corazón. Un ejecutivo con quien he trabajado es muy pero muy bueno para solucionar esto. Él es el fundador de la compañía y es mirado por todo el mundo como la persona a cargo. Sin embargo, en cada reunión, él habla de lo que la compañía ha logrado como un todo, y habla de otras personas en formas muy positivas. Él enfoca la atención en sus valores y su compromiso por la excelencia. Es la música de su liderazgo, y es sutil pero muy poderosa.

Le pone atención a las cosas pequeñas. Por ejemplo, le pidió a un experto en nutrición que estudie ciertos bocadillos que se sirven durante los recesos de trabajo y se asegure que son nutritivos y de alto valor alimenticio. Una cosa es decirles a las personas “nos preocupamos por usted” y otra cuando alguien está poniendo ese tipo de cuidado y atención. Cada vez que los colaboradores entran en el salón de descanso, saben que son bien atendido. Eso es una decisión intencional e intelectual, pero que impacta emotivamente, porque la persona sabe que ese detalle va en beneficio de el. Esa es la música.

Ted Turner fue otro líder que fue realmente bueno en esto. Sus compenetraciones “contra-intuitivas” obligaron a las personas a pensar en formas que tocaron los corazones de personas más allá de las decisiones comerciales normales. Recibí instrucciones de ayudar a darle marco a un taller estratégico que finalmente condujo a la creación de CNN y sus noticias de primera plana en una escala global. En una oportunidad en el debate, los ejecutivos educados por Máster en Administración de Empresas de la compañía en el cuarto pensaban: “Esta bien, necesitamos dilucidar cómo vamos a transmitir en alemán, en chino, etc.” Y Ted, como únicamente Ted podría decir, dice, “Yo sé, yo sé que eso es lo que les enseñaron en escuela de comercio, pero no vamos a hacer eso. ¿Cuantos de ustedes alguna vez han oído de la Torre de Babel?” Todos estos ejecutivos se miraron como quien dice: “¿De que está hablando este tipo?” Ted siguió: “Vamos transmitir CNN en inglés para enseñarle al mundo un lenguaje común, a fin de que personas pueden entender a cada quien y así crear paz en el mundo.” Ahí mis se pudo ver como la discusión comercial intelectual y la música tomo el control. Créanme, nadie ha olvidado ese momento en la historia de la compañía, ¡nadie! 


2. Haga a la toda persona segura está en la misma tocando la misma partitura

En el concierto, cada violinista, cada percusionista y cada cantante sabían por qué estaban allí y cuál era su papel. El resultado fue la armonía. Lo mismo es necesario en cualquier organización. Cada empleado necesita estar en la misma página. Y esa página debe ser vista, entendida y absorbida emocionalmente.

Cuando me pongo a trabajar con cualquier compañía nueva, voy al sitio y hablo con las personas claves y escribo un informe acerca de lo que he aprendido. En mis primeras conversaciones con una compañía en particular, le pregunté a 15 personas: “¿Cuál es la visión de esta compañía?” Obtuve quince respuestas diferentes. Así es que escribí mi informe, y recomendé que el ejecutivo con el que estaba trabajando debía llevar a este grupo a un taller y crear la visión y establecer tres metas estratégicas a las que podrían comprometerse. Dieciocho meses más tarde, regresé y entrevisté a este grupo y algunas personas más, un total de treinta empleados. Esta vez cuando les pregunté cuál era la visión de la compañía, todo el mundo tuvo la misma respuesta. Todo el mundo estaba en la misma hoja de música y entendían cómo su papel y el papel de los otros creaban armonía estratégica.


3. Desarrolle un tema simple — luego repítalo.

¿Ha notado cómo la letra de una canción e se repite una y otra vez? Se vuelven tan familiares que usted la canta al unísono; las absorbemos en nuestro ser. Una declaración efectiva de visión hace lo mismo. Como líder, usted necesita establecerla en forma clara que todo el mundo “la puede ver” y la puede entender. Y ponerla en las manos de todo el mundo. ¿Se acuerda de esa compañía que tuvo 15 ideas diferentes de la visión? Cuando desarrollaron su nueva declaración de visión, el director general organizo una reunión general en la compañía para ello. Él dijo, “Cada vez que usted tome una decisión dentro de su departamento, pregúntese ¿Esta esto alineado con nuestros objetivos?” Si usted entra en las áreas de trabajo de sus empleados hoy, ellos tienen esa declaración de visión en una tarjeta en sus oficinas. Lo que es asombroso es que te pueden decir la visión y los objetivos estratégicos cruciales sin mirar la tarjeta. Ha pasado a ser parte de quiénes son y cómo hacen lo que hacen.

Es el trabajo del líder hacer que el equipo a vea y sienta la misión, la visión o tarea. Las personas tienden a enfocar la atención en lo familiar, en su experiencia previa. Es necesario poner su atención en la visión — y mantenerla en ella. Tienen que oír y ver cuáles son sus objetivos, una y otra vez, hasta que esa historia se convierte en algo tan presente que la aprenden de memoria y su foco es total e intuitivo.

La visión debería consistir en una sola frase, simple y de fácil visualización, o está no tendrá valor. Cuando General Tommy Franks condujo en 2003 la invasión en Irak y el derrocamiento de Saddam Hussein, su declaración de visión fue simple: “Lleguen a Bagdad tan pronto como puedan.” Ahora, eso es visual. Él lo dejó a cargo de sus comandantes el cómo ejecutar esa visión.

4. Consigue los jugadores adecuados a tu alrededor.

Tocando en el concierto había personas de muchas nacionalidades y diferentes grupos étnicos, niños y personas mayores, mujeres y hombres, esto no tuvo importancia. Todos estaban dedicados a la excelencia y al estar en armonía el uno con otro en pos de un propósito común. Su diversidad cultural construyó una armonía común y una fuerza que se alimentó de ella misma para producir resultados. Es lo mismo en una organización.

Cuando solía contratar personas para mi organización, siempre revisaba un montón de curriculumes vitaes. Por supuesto, para cuando los curriculumes vitaes me llegaron todos ellos fueron buenos — todo el mundo estaba igualmente calificado. Así es que les pregunté a estos candidatos finales simplemente dos preguntas. La primera: Cuénteme sobre su vida. Quise oír a las personas hablar sobre quiénes eran, y cuál fue su formación. La segunda pregunta: Que me dijeran en orden de importancia, las cinco cosas más importantes en su vida. Algunas personas dirían dinero, fe, familia, etc.; La fe otros, la familia, el dinero, etc. Todo el mundo tuvo una respuesta diferente. Pero sus historias y respuestas me dieron una pista sobre su carácter. Yo en realidad oí y observé sus respuestas y comportamientos. Una vez que la entrevista estaba terminada y salían del cuarto, me preguntaba a mi mismo: ¿Si yo estuviera en un bote en la mitad del Océano Atlántico y el bote estuviera en problemas, ¿quién querría que este en ese bote conmigo? Esas son las personas que contrataría. Eran las personas que tuvieron el carácter adecuado para cuando cosas se pusieron duras y a pesar de ello podría contar con ellas. Cada organización tiene momentos difíciles. Tú quieres personas trabajando contigo, con las cuales puedas contar en los momentos difíciles. Tú quieres contigo personas con las que puedas contar en los momentos difíciles. Siempre escogí el carácter y la actitud sobre la habilidad, y les aseguro que siempre tuve las personas correctas en el bote.

5. Deje otros brillar.

El concierto en Módena, en Italia, tenía tres directores, quienes fueron en cierta forma invisibles. Fue lo mismo con Zucchero y Pavarotti. En un minuto fueron estrellas; en el siguiente minuto, desparecían en la oscuridad, reemplazados por las voces de niños o el sonido de un guitarrista. El foco estaba en la música, no en los individuos. Es lo mismo en una compañía. El foco debería estar en el mensaje y la música.

Un ejecutivo con quien trabajé había sido un comandante Militar de compañía — un líder de 150 personas. Las fuerzas armadas regularmente llevan las unidades al campo para entrenar, para calificar al líder y preparar a su unidad para la guerra. Así es que una noche este comandante estaba a punto de iniciar ejercicio de  ataque calificado en la noche. Poco antes de que el ejercicio comenzara, él se acerca al evaluador y le dice: “Antes de que usted empiece, le digo ahora mismo que yo estoy muerto, uno de mis sargentos que es responsable de reaprovisionamiento de municiones está muerto, y uno de mis tenientes está muerto.” ¿El evaluador le dice, “Está usted desquiciado? ¡Su unidad va a fracasar en la prueba!” Pero el comandante de compañía le dijo: “Si no pueden hacer esto sin mí, luego no les he servido bien.” Adivine qué: Su unidad evaluó las puntuaciones más altas de cualquier compañía. Él se había asegurado que su equipo estuviera sano y bien adiestrado. Tuvieron la confianza para actuar a pesar de las circunstancias imprevistas y comprometedoras. Él dijo, “no estaba en el frente, no estaba ni siquiera allí.”

6. Cultive el compromiso y entusiasmo; son contagiosos.

Mientras la música llegaba a los corazones de la audiencia, todo el mundo empezó a cantar juntos, aplaudiendo al ritmo de los cantantes y la orquesta. Al final de la canción, los cantantes y la orquesta y las 1,000 personas en la audiencia eran como si fueran uno, unidos por el propósito.

Recuerdo una vez que le la pregunté a algún gerente del fondo de pensiones: “¿Para hacer que está usted aquí?” Y ame lo que él me dijo: “Pues bien, si tengo éxito, estaré consiguiéndole trabajo a las personas.” Hay una diferencia entre las personas que piensan “invierto dinero para este fondo de pensiones, o para esta universidad,” y los que dicen, “estamos haciendo posible que las personas vivan sus vidas. Nuestros verdaderos clientes son los estudiantes que necesitan una beca, las familias cuyo sustento es conservado por nuestro fondo.” Ese tipo de compromiso permea la cultura de la compañía.

En mi experiencia las personas que se comprometen con algo mayor que ellos mismos son personas simplemente diferentes. Hay que demuestran que estas personas tienen un impacto más significativo que aquellos que ven lo que hacen como un simple trabajo. Se conducen de una forma tan atípica que sus acciones son contagiosas. La gente se maravilla por su determinación y motivación.

7. Comprométase a una causa mayor que usted mismo.

El concierto no se trató justamente de la música; estaba dedicado a juntar dinero para los refugiados de Bosnia. Las personas te seguirán creen que lo tuyo se trata de algo mayor que tu mismo.

He ayudado a construir programas de desarrollo de liderazgo a través de 40 países en el mundo como un voluntario, y todo lo que puedo decir es que no se puede competir con el corazón de un voluntario. Hay 62 ejecutivos corporativos, algunos con sus esposas, quienes se ofrecen a servir de facilitadores y “coaches” en estos programas de liderazgo; pagan sus viajes hacia el Oriente Medio, Sudeste de Asia o Eurasia Central y pasan dos semanas de su propio tiempo sin ninguna compensación. Las cosas grandes ocurren cuando las personas ven a otros dando de ellos mismos sin esperar nada a cambio. Uno de los participantes que estaba participando en un programa de liderazgo de dos semanas en el Oriente Medio la estaba involucrado con una ONG local de Omán que asistía a los sordos. Lo inspiro tanto el ejemplo de estos voluntarios que quiso que su ONG produzca el primer libro del sistema Braille en árabe — y lo hizo. Me dijo más tarde, “Este programa me enseño que necesitaba hacer algo mayor que mí mismo, más allá de este programa, más allá de mi familia y más allá de mi país. ¿Yo me dije a mi mismo que si estas personas vinieran a 10,000 millas de distancia de sus casas para ayudarme, por qué no expandir mis esfuerzos para servirle al Oriente Medio entero?”

La clave para entender “la música de liderazgo” es entender que los líderes realmente buenos saben cómo manejar emociones así como también dirigir. En efecto, están a tono con aquellos que están a su alrededor. Y llegado el momento de cantar una canción nueva, a fin de llevarlos en una nueva dirección, justamente es lo que hacen.