jueves, 14 de julio de 2016

¿Puede la Música hacer que su Hijo crezca Inteligente?

Los padres quieren lo mejor para sus hijos, normalmente, saliéndose de sus hábitos comunes para crear ambientes óptimos para que ellos crezcan.

La música es una manera fácil para enrriquecer el entorno de la casa, y muchos padres, intuitivamente, parecen pensar que escuchar música es beneficioso para el desarrollo cognitivo. Sin embargo, conexiones entre escuchar música y el aumento del conocimiento integral no han sido convincentemente demostrados. No obstante, la exposición a la música influye el desarrollo del proceso auditivo y a través de sus efectos sobre las emociones y estados de ánimo, así, la música puede ser usada para aumentar el desenvolvimiento en diferentes tareas cognitivas.

Muchos padres buscan intuitivamente música para acrecentar el desarrollo cognitivo de sus hijos. Por ejemplo, decidiendo poner clásica en lugar de pop, con el pensamiento de que cultiva habilidades cognitivas más refinadas. ¿Cómo se posicionan las investigaciones sobre esto? ¿hay alguna evidencia que escuchar música puede influenciar el actuar cognitivo o el desarrollo de habilidades cognitivas?  



Las investigaciones de los efectos de la música ambiental sobre las demostraciones cognitivas son parcialmente inconcluyentes y contradictorias. En una revisión de los efectos de la música ambiental sobre diferentes tipos de tareas, no se encontraron efectos claros de aumento de actuaciones en tareas cognitivas, así como muchas variables afectaron el desarrollo de estos estudios. Los efectos de la música ambiental dependen de cosas como las demandas cognitivas específicas de la tarea, las características de la música, el contexto de la tarea y las preferencias personales del individuo expuesto a la música.  Como un ejemplo, para algunos niños, la música clásica puede ser relajante y por ende ayudar en su desenvolvimiento cognitivo en situaciones cuando el niño está nervioso y no puede concentrarse. Para otros niños, la música clásica puede ser exactamente la elección incorrecta si está buscando un efecto relajante. La música ambiental no es lo mismo para todos. Más allá, no hay visiones que comprendan los efectos de una larga exposición a la música durante el desarrollo cognitivo en la niñez.

Se necesita más investigación para ver cómo la música ambiental y otro tipo de actividades, escuchando música, influyen en la función cognitiva en diferentes contextos, y si es que la música, como una parte del medioambiente en la niñez, puede influenciar el desarrollo de resultados.
Las investigaciones sobre los efectos de escuchar música antes de completar una tarea cognitiva son más claros. Uno de los primeros estudios que miraron los efectos de escuchar música antes de una tarea reportaron el “Efecto Mozart”. Aunque el estudio original haya sido refutado, la noción de que poner música clásica a los niños aumentará sus habilidades cognitivas ha permanecido. En el estudio del “Efecto Mozart” original, los estudiantes universitarios que escucharon a Mozart antes de tomar una prueba de razonamiento espacial lo hicieron mejor que aquellos que no escucharon música y permanecieron en silencio. El resultado fue explicado aduciendo a que la música de Mozart podría de alguna forma estimular el razonamiento espacial, una conexión que realmente no tiene fundamentos teóricos razonables.

Un meta-análisis a posteriores estudios sobre la influencia de escuchar a Mozart antes de completar una tarea visual-espacial, demuestran que de hecho hay un “Efecto Mozart”, pero que el efecto es pequeño, y que otro tipo de música diferente a la clásica, y otros compositores diferentes a Mozart, pueden inducirlo.
Otros estudios sobre el “Efecto Mozart” también concluyen que el efecto probablemente no esté relacionado a la estructura musical, pero sí a la forma en que el escuchar música influencia las emociones y aumenta la excitación (esto es, escuchar música que a uno le gusta antes de desempeñar una tarea, mejora el estado de ánimo y los estímulos, lo que deriva en mejores desenvolvimientos en la tarea).

Hay un gran cuerpo de investigación que muestra que las emociones y el estado de ánimo interactúan con las funciones cognitivas tales como la memoria y la atención. También, se ha descubierto que áreas del cerebro asociadas con las emociones juegan un rol importante en procesos cognitivos.

La música tiene profundas conexiones con las emociones y la música que uno disfruta activa sistemas cerebrales relacionados a recompensas, motivaciones y placer. Por lo tanto, la música podría, a través de esta conexión a estos mecanismos, sustentar la función cognitiva. De hecho, se ha acumulado evidencia investigativa para apoyar esta noción. Por ejemplo, en un estudio, sobre ocho mil niños de entre 10 y 11 años fueron asignados o a escuchar una canción de la banda Blur, una pieza de Mozart, o la grabación de una discusión. El desenvolvimiento en una prueba de habilidades espaciales fue mejor para los niños que escucharon la música pop- en otras palabras, hubo un “Efecto Blur”.

En otro estudio con niños de 5 años, escuchar y cantar las canciones regulares de niños versus música clásica (piezas de Mozart y Albioni), incrementó el desenvolvimiento en la creatividad.
En resumen, escuchar música puede ayudar el actuar cognitivo, pero los efectos de la música ambiental dependen de una multitud de factores. Sin embargo, la música no es, tristemente, un atajo para desarrollar un super cerebro, pero sí lleva a un desvío: en testimonio del profundo enrredo de sentimientos y razón en la existencia humana, los beneficios cognitivos de escuchar música dependen de la poderosa, pero altamente subjetiva influencia que ejerce la música sobre las emociones.

Fuente: The Sync Project